domingo, 16 de agosto de 2009

JAZZ AT THE MASSEY HALL (1953)


Uno de los mejores conciertos de la historia del jazz y, sin duda, el mejor de BE-BOP tuvo lugar en el Massey Hall de Toronto en Canadá el 15 de Mayo de 1953. En dicho concierto actuaron Parker, Dizzy, Powell, Mingus y Roach. Una asociación de aficionados al jazz de Toronto, la New Jazz Society, eligió a los mejores músicos del momento y decidió celebrar un concierto con todos ellos. La nómina es impresionante. Sin embargo, el concierto lejos de celebrarse con normalidad, estuvo rodeado de una serie de circunstancias que lo convierten en uno de los conciertos más extraños de toda la historia del jazz. En primer lugar Charlie Parker llegó a Toronto sin saxo, debido seguramente a que estaba empeñado en alguna tienda de Nueva York a cambio de dinero para una dosis de heroina, tuvo que tocar con un saxofón de plástico que le prestaron en una tienda del propio Toronto. Bud Powell acababa de salir del sanatorio mental de Creedmore, en Long Island, donde había recibido tratamiento de electroshock, y tocó totalmente bebido. Por otra parte, Dizzy Gillespie y Charlie Parker habían discutido fuertemente con anterioridad y aunque el concierto fue una tregua en sus tirantes relaciones, la compenetración entre ambos no parece que fuera la mejor posible. Al menos Max Roach y Charles Mingus estaban en condiciones normales... Por si todo esto no era suficiente, esa misma noche se celebraba la pelea por el título mundial de los pesos pesados de boxeo entre Rocky Marciano y Jersey Joe Walcott , con lo cual el concierto fue un fracaso de público y por tanto económico: de un auditorio para 2500 personas sólo se vendieron 700 entradas. Dizzy Gillespie, que era un gran aficionado al boxeo, durante toda la actuacíon se dedicó a observar el desarrollo del combate entre bastidores, más que a estar concentrado en la actuación. De hecho Marciano ganó por K.O. en el primer asalto lo que le disgustó bastante. Incluso entre la actuación del trio formado por Powell, Roach y Mingus, y la del quinteto, tanto espectadores como músicos sallieron del teatro y fueron al bar de la acera de enfrente, el Brass Rail, a beber y a ver el combate. Los organizadores tuvieron que ir a por ellos (músicos y público) al citado bar para poder continuar con el concierto. Si dicho concierto se encuentra grabado se debe a que Charles Mingus llevó un magnetofón para registrar el concierto para su publicación en su nuevo sello DEBUT, algo que los aficionados le agradeceramos siempre.
Mi historia con este disco también es rocambolesca, lo compré con absoluto desconocimiento en un doble Lp llamado "Golden Sax". Lo tuve durante años en cassette ya que no disponía de tocadiscos. Con la conversión a CD perdí aquel Lp, seguramente lo prestaría a alguien que decidió olvidar que debía devolverlo. Durante años he conservado aquella cinta de cassette hasta que hace pocos meses encontré este CD en una cadena de electrodomésticos a un precio de auténtico saldo. No lo dudé.


Disco recomendado: The Quintet. Jazz at Massey Hall (Debut, 1953)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada